Alguien me dijo una vez que, las estrellas fugaces, eran sólo colillas de cigarros que los ángeles tiraban al cielo antes de que Dios pudiera atraparlos fumando.

Anónimo (via amedialuna)